Viaje al centro de las Humanidades Digitales (IV). Rutas paralelas

Comparte:

Cuaderno de bitácora. Día 37 de la expedición de Knowmetrics al centro de las Humanidades Digitales. Las últimas jornadas han estado caracterizadas por una gran agitación, así que ya disculpará el futuro lector de estas líneas la demora en dar testimonio de lo que ocurre en estas profundidades abisales. Aun cuando las publicaciones de este blog se espacien en el tiempo o adquieran un carácter puntual, irremisible destino al que está condenado todo cuaderno de viaje, creo que habrá merecido la pena el esfuerzo volcado en él si la persona que lo consultare el día de mañana, vibra de emoción con sus relatos y se ve impelido a hollar la misma senda que nosotros estamos, en cierta medida, abriendo para él.

Los más recientes acontecimientos se han precipitado en cascada a partir, paradójicamente, del impasse en el que el proyecto de investigación parecía haber encallado, tras los primeros días de sorpresa, júbilo y fascinación. Con un horizonte en el que no asomaba ni rastro del objetivo hacia el que Knowmetrics se encaminaba, y urgidos por Chronos, de cuya falta de conmiseración con todo lo existente tampoco nos hemos podido evadir en tales latitudes; nos vimos en la obligación de retomar la marcha sin haber planificado ruta o haber marcado objetivos. Simplemente, continuamos caminando, con el arrojo que ha caracterizado a este impetuoso grupo de expedicionarios desde el primer día. Tantos son los secretos que quedan por ser descubiertos al interior de las Humanidades Digitales, que renunciar a proseguir a la espera de acontecimientos, no sólo hubiese constituido un infame acto de cobardía, sino también la pérdida de una oportunidad única en la vida, que nos embargaría de pesar por el resto de nuestra existencia de llegar a consumarse. Pero no fue el caso.

Sin más dilación, el grupo se dividió en dos. El grueso del equipo proseguiría la misión inicial, hasta arribar y conquistar el centro mismo de las Humanidades Digitales en España. Un subconjunto de expedicionarios, entre los que yo me encontraba, tomaría una ruta distinta. Su objetivo estribaba en descubrir e identificar cuantos tesoros los humanistas digitales hubiesen podido crear, y que a tales profundidades habían quedado sepultados. Dicho en otras palabras, nos arrogamos la tarea de desenterrar y catalogar todos los artefactos digitales que, en nuestro paralelo deambular, pudiésemos desenterrar.

Y a dar pronto término a esta misión partimos nosotros, comandados por Esteban Romero Frías, director de Medialab UGR y del proyecto Knowmetrics, a surcar las aguas procelosas de la World Wide Web pertrechados de una balsa construida con más inventiva que oficio en la materia. Al fin y al cabo, si Axel y Otto Lidenbrock habían conseguido recorrer aquel océano infinito sito en las entrañas mismas de la tierra, y resistir el envite de un mar embravecido a causa de la lucha de dos antediluvianas criaturas fantásticas, con una embarcación similar a la nuestra; ¿por qué no íbamos nosotros a lograr éxito en nuestra empresa, en condiciones infinitamente más benignas que las que ellos encontraron?

los dh awards

Los DH Awards eran nuestro destino. Estos premios se conceden a aquellos proyectos de investigación o recursos digitales relacionados con las Humanidades Digitales que ganen las votaciones en cada una de las categorías. Nacidos en el año 2012, suman ya cinco ediciones anuales, y se han convertido en una cita ineludible para toda la comunidad de los humanistas digitales, apenas unos peldaños por debajo que el Día de las Humanidades Digitales (#DayofHD) o los congresos congresos internacionales. De hecho, el número de participantes no deja de crecer año tras año, algo tanto más sorprendente cuanto que el premio es, cuanto menos, pírrico: por cada categoría, los tres recursos o proyectos ganadores reciben una imagen o icono que certifica su éxito, para ser incluida en la página web. Pues bien, se ha llegado a encontrar casos en los que el mero hecho de adquirir condición de contendiente (esto es, que la candidatura haya sido aceptada por el comité revisor de los DH Awards), ya resulta en todo un motivo de orgullo y satisfacción para los desarrolladores del producto en cuestión.

Mediante la técnica de investigación conocida como «Navegación» o «Browsing», recogida y reconocida en la Taxonomía de Actividades de Investigación Digital en Humanidades (TaDiRAH), rastreamos todos los enlaces asociados a los recursos o proyectos nominados en la categoría de Public engagement de los DH Awards en sus cinco ediciones. La elección de esta frente a todas las demás, responde a la dúplice importancia que cobra a tenor de los fines que la investigación persigue:

  • A nivel operativo, la categoría de Public engagement garantiza la congruencia de los datos obtenidos y de las conclusiones que de estos se puedan derivar, pues se ha mantenido prácticamente inalterada a lo largo de todas las ediciones celebradas.
  • Pero también presenta un valor estratégico, en tanto que Knowmetrics pretende vindicar el «compromiso social» como uno de los componentes constitutivos y esenciales de la filosofía de las Humanidades Digitales.

Aparte de estos dos argumentos, cabe mencionar que se partía de la presunción de que era en este apartado en el que se hallarían los proyectos o recursos más variopintos y disímiles entre sí, por lo que también más variado sería el elenco de artefactos digitales a aquellos asociados.

Los resultados de nuestra indagación no podrían ser más positivos. Partiendo de TaDiRAH, catalogamos todos aquellos objetos que no encontraban encaje en la taxonomía que Knowmetrics creó en su momento para conocer qué artefactos surgían de los proyectos de investigación en los que los humanistas digitales se encontraban enrolados (investigación sobre la que ya dejé constancia en una entrada previa de este mismo blog). Mediante aquella, se pudo ampliar, redefinir y precisar esta. Así, hogaño el proyecto Knowmetrics está en condiciones de certificar que la labor académica, docente, experimental y activista de los humanistas digitales cristaliza en los siguientes objetos:

  • Bases de datos.
  • Listado bibliográfico.
  • Listado de enlaces a otras páginas y recursos digitales.
  • Softwares de todo tipo.
  • Perfiles en redes sociales.
  • Aplicaciones para ordenadores o dispositivos móviles.
  • Colecciones digitales o repositorios.
  • Blogs o páginas web.
  • Documentos digitalizados.
  • Objetos textuales digitales.
  • Videojuegos online.
  • Publicaciones digitales. De este último apartado, se derivan varios subgrupos, como serían:
    1. Publicaciones digitales colaborativas, entre las que se distinguen:
      • Wikis.
      • Enciclopaedias.
    2. Literatura electrónica.
    3. E-books.

No está nada mal, ¿verdad? Pues apenas hemos colmatado la mitad de los propósitos que nos habíamos marcado. Todavía resta dotar a estos recursos de los protocolos y métricas que permitan la evaluación de la actividad que los humanistas digitales plasman o cristalizan en tales productos. Pero ya estamos dando los primeros pasos en esa dirección; y, antes o después, terminaré dejando constancia de los mismos en este cuaderno de bitácora. Por ahora, es más que suficiente.

 

Fotografía: Crossing over without Jon Edwardspor The Manic Macographer, con licencia CC-by-2.0.

Top